ANC: Anulan nuestra constitución

A diferencia de lo ocurrido en el proceso constituyente de 1999, lo de ayer fue deslucido, gris, ayuno de pueblo

Publicado en: Opinión

Por:
Vladimir Villegas

Periodista. Conductor del programa Vladimir a la 1.

Compartir este artículo

  Ayer fue un día nefasto para la democracia en Venezuela. Hoy entramos en una nueva situación. Las siglas ANC no significan otra cosa que ANULAN NUESTRA CONSTITUCIÓN. Desde que se instale ese tinglado de ilegitimad se le habrá colocado un clavo más en el ataúd de la Carta Magna de 1999, que nació al calor de una participación ciudadana sin precedentes.
     A diferencia de lo ocurrido en el proceso constituyente de 1999, lo de ayer fue deslucido, gris, ayuno de pueblo, en medio de una brutal represión de la cual no se salvaron ni los trabajadores de la prenda. Le han inflingido un daño terrible a la alternativa constituyente. La han manoseado para convertirla en un instrumento para permanecer en el poder de espaldas al sentir mayoritario de la población, para anular otros poderes, acabar con la inmunidad parlamentaria, cortar cabezas, terminar de desarticular la Asamblea Nacional y rebosar las cárceles de mas presos políticos. No lo estamos inventando. Todo eso es parte de las "ofertas" electorales de prominentes dirigentes oficialistas .
     Los testimonios que hemos tenido de empleados públicos obligados a votar, el chantaje con las bolsas de los llamados Clap, y la vacía y hasta risible campaña de los candidatos a la fraudulenta Constituyente, muestran la decadencia de un aparato político-clientelar que se ha visto obligado a sustentarse por medio de la represión. Aunque al final conserven el poder, si es que lo logran, estamos viendo el fin de un sueño que ganó millones de voluntades. Hoy se ha convertido en una terrible pesadilla, incluso para el propio pueblo chavista, que cada vez encuentra menos argumentos para permanecer al lado de una dirigencia oficialista desdibujada, convertida ya en una caricatura de sí mismos. Es una revolución deformada y decrépita, negada a aceptar el repudio que genera.
      El panorama que se avecina para Venezuela es desolador. No hay señales de que desaparecerá la represión ni la protesta. Se aleja, por ahora, la posibilidad de una salida negociada, pacífica y constitucional. Y no hay razones para creer que la fulana ANC traerá paz después de instalarse, si antes de hacerse realidad ha sembrado muerte, represión, violencia y confrontación.   A eso hay que agregarle las grietas que el propio chavismo oficial presenta a lo interno.  Esa Asamblea puede terminar siendo un escenario de lucha por el poder entre algunas facciones.  ¿Permitirá Nicolàs Maduro que Diosdado Cabello le ponga la música en ese escenario?
      Otro aspecto que preocupaba antes y ahora con mas razón es la situación de derechos humanos. El gobierno ha sido más exitoso en eso de cumplir amenazas que promesas. Y una de esas amenazas más temidas es contra las libertades democráticas contenidas en la moribunda Carta Magna de 1999, que algún día habrá de recuperar el aliento, la vida. Por ejemplo, ya de hecho está prohibido el derecho a la manifestación. Se pretende acabar con la inmunidad parlamentaria, con lo cual no será sorpresa alguna que unos cuantos parlamentarios  opositores "sesionen" desde el Sebin o Ramo Verde.
     Y otro foco de ataque es la libertad de expresión y de información. Temo particularmente por esto. Ojalá esté equivocado. Pero el trato que todos estos días, y particularmente el día de ayer, se le ha dado a los trabajadores de la prensa, parece ser un preludio de lo que unos cuantos gorilitas agazapados andan buscando: que la censura se haga norma constitucional. Ya no habrá Carta Magna de la cual aferrarse para reclamar. Todo quedará a merced del "dibujo libre" que se propongan hacer quienes formarán parte de esa constituyente nacida de espaldas a la voluntad real del soberano pueblo de Venezuela. Ni hablar del derecho a huelga, ni del derecho a la propiedad. Ni al principio de la inviolabilidad del hogar. Antes de llegar la tal Constituyente ya hemos visto el rostro de lo que nos espera como sociedad si ese proyecto autoritario llegara a consolidarse.
     El juicio de la historia llegará, a su paso, pero implacable, para poner en su lugar a quienes han llevado al país a este caos.
 

AVISO LEGAL

NOTIMINUTO SE EXIME DE RESPONSABILIDAD ALGUNA POR LAS PALABRAS, EXPRESIONES, OPINIONES Y COMENTARIOS CONTENIDOS EN ESTE ARTICULO.

Etiquetas: Asamblea Nacional Constituyente, Constitución Bolivariana, Derechos

Compartir este artículo

Comentarios

Reciba nuestro resumen diario de las noticias más relevantes.

Close