Caída de las importaciones agravará la escasez

Ecoanalítica señala que la venta de dólares al sector privado descendió a un promedio de 8,4 millones diarios en el primer trimestre

Publicado en: Dinero

Compartir este artículo

En medio de una ola de protestas que impacta a las principales ciudades del país, los venezolanos comenzarán a sentir una mayor escasez de productos básicos en el corto plazo, producto de la contracción de las importaciones.

 Tras no ahorrar durante los tiempos de los altos precios del petróleo, endeudarse masivamente y gastar una buena parte de las divisas en proyectos que no son capaces de exportar, el gobierno se quedó sin suficientes dólares y enfrenta el desequilibrio mediante un severo recorte en las compras al exterior que se traduce en empresas a media máquina por la falta de materia prima e insumos para producir.

 De acuerdo con Ecoanalítica en el primer trimestre de este año las importaciones se ubicaron en 4.193 millones de dólares, cifra que implica un descenso de 26% respecto al primer trimestre de 2016, año que se caracterizó por recesión profunda y desabastecimiento de alimentos, medicinas y artículos de cuidado personal.

 Asdrúbal Oliveros, director de Ecoanalítica, explica que el declive de las importaciones la sentirán los consumidores durante los próximos cuatro meses: “Como existe una caída del consumo bastante fuerte la rotación de los inventarios es más lenta, pero al observar lo que ocurrió en el primer trimestre lo previsible es que entre mayo y agosto se sienta una mayor escasez porque el descenso de las importaciones de materia prima e insumos va a impactar las cadenas de suministro”.

 De acuerdo con las estimaciones de Ecoanalítica en los primeros cuatro meses de este año la venta de dólares al sector privado por los canales oficiales se ubicó en un promedio de 8,4 millones diarios, magnitud que se traduce en un declive de 53% respecto al mismo período de 2016 y de 93% versus el mismo lapso de 2014.

 Al descenso de las compras al exterior se añade el impacto de las protestas que dificulta la distribución de los productos por el cierre de vías, afecta la producción por el aumento del ausentismo laboral y, en los casos de saqueos, destruye parte de la cadena de comercialización.

 El ministro de la defensa, Vladimir Padrino, afirmó que la red que ha construido el Estado para distribuir alimentos a precios subsidiados se ha visto afectada.

 “Eso lo hemos venido evaluando. Todos los ataques contra los Mercales, que sirven de centro de acopio para los CLAP, a las instalaciones de Agropatria, al Ministerio de Agricultura y Tierras, todo eso ha dejado más de 400 millones de bolívares en pérdidas”, afirmó Vladimir Padrino.

 Agregó que “hay una estrategia para caotizar al país con la distribución de alimentos. Nos preocupa que estas células y focos vayan tomando dimensiones superiores”.

El paralelo

En 2016 una parte importante del sector privado recurrió a la compra de dólares en el mercado paralelo para mantener sus productos en los anaqueles. Pero tras la caída en la asignación de divisas por los canales oficiales, el aumento de la cantidad de bolívares en la economía porque el Banco Central emite dinero para financiar al gobierno y la conflictividad política, el billete verde se disparó en el mercado paralelo (una ley prohíbe divulgar la cotización).

 La consecuencia es que al precio actual los productos importados con dólares adquiridos en el mercado no oficial tendrían un precio muy elevado en momentos en que el consumo ya se ha contraído de manera importante por el empobrecimiento de la población.

 Un estudio de More Consulting con datos recopilados del 11 al 13 de marzo señala que 40,8% de los venezolanos afirma que solo come dos veces al día y 8,7% una vez al día.

 En este entorno es previsible que para una porción del comercio deje de ser rentable importar productos con dólares adquiridos en el mercado paralelo.

El Dicom

El presidente de la República, Nicolás Maduro, anunció que el próximo 23 de mayo entrará en funcionamiento el nuevo Dicom que, en teoría, venderá dólares a través de subastas a todos los sectores de la economía que no reciben divisas al tipo de cambio protegido de 10 bolívares por dólar.

 Un aspecto a tomar en cuenta es que la porción en efectivo de las reservas internacionales no supera los mil millones de dólares, el gobierno ha tenido que desembolsar divisas para pagar importantes vencimientos de deuda y el precio del petróleo emite señales de que no registrará un aumento significativo tras el recorte de producción de la OPEP, por tanto, existen serias dudas sobre la capacidad para aumentar de forma importante la liquidación de dólares a través del nuevo Dicom.

 Fuentes del Banco Central afirman que se ha estudiado que a través de las subastas el tipo de cambio fluctúe entre 1.500 y 3.000 bolívares por dólar en el nuevo Dicom. Analistas advierten que si la subasta no permite que el precio del dólar sea el reflejo de la oferta y la demanda el sistema fracasará como ya ocurrió en oportunidades anteriores con el Sicad y el Simadi.

 Para Ecoanalítica “este anuncio tendrá un impacto positivo, en tanto signifique la migración de este mecanismo a un sistema de mercado, no obstante, mientras siga operando como un sistema de asignación de divisas discrecional con control sobre la cotización, como han funcionado los mecanismos alternativos hasta ahora, el impacto será limitado”.

 La firma recuerda que “en primera instancia, el Dicom vino a sustituir al Simadi y fue anunciado como un mecanismo de subastas que terminó siendo exactamente lo mismo que el anterior”.

Etiquetas: Asdrúbal Oliveros, Ecoanalítica, Dicom

Compartir este artículo

Comentarios

Reciba nuestro resumen diario de las noticias más relevantes.

Close