Con 15% de popularidad, Maduro celebra haber sobrevivido 2016

Publicado en: Opinión

Por:
Elizabeth Camino

Periodista. Locutora, conductora general del programa Por Amor Al Arte.

Compartir este artículo

El responsable del peor gobierno de la historia republicana de nuestro país, el cantamañanas que gobierna junto a un equipo de adulantes e ineptos personajes, ha pasado los primeros días de este año celebrando que pese a tanta torpeza e ineficiencia sobrevive al desastre y miseria del año 2016. Con la ayuda y asesoramiento del inefable Ignacio Ramonet, legado también del “eterno”, el presidente Maduro ha tomado un segundo aire y obediente a las instrucciones del resabido Ramonet muestra en cadena nacional cada tarde, que no está dispuesto a rendirse ni mucho menos dar tregua a sus enemigos opositores a quienes dedica por entero cada alocución.

Al mejor estilo del comandante “inmortal”, Maduro se instala a contar chistes, anécdotas, relatos históricos aderezados con comentarios de su propia cosecha y entre burlas y gritos inicia la danza de millones para la misión tal o el proyecto que se debe hacer de inmediato, porque: “hay muchas obras inconclusas, que por los bajos precios del petróleo y demás no se han podido terminar, pero hay que hecerlo” le dice a su atento auditorio de funcionarios. Así ha iniciado este año 2017 el presidente de todos los venezolanos; ignorando la terrible crisis económica, la desventura de un pueblo que no tuvo navidades.

Este diciembre para millones de compatriotas nunca será olvidado y es la demostración más evidente del fracaso de un régimen que miente y manipula. Pero, aún así Maduro se permite enumerar logros, elogiar la labor de un equipo de gobierno que solo puede contar desaciertos. Durante todos estos años de gobiernos socialistas hemos escuchado hasta el hartazgo que: “con Chávez manda el pueblo”, un pueblo empoderado, el gobierno de los pobres, el presidente obrero…”Dos millones de perniles, hallacas para todo el mundo”. Promesas hechas los meses anteriores a las fiesta de navidad y año nuevo. Hay que preguntar al funcionario encargado de tales dádivas donde quedarón?. ¿Cuántos niños fueron favorecidos con los regalos?.

Con su mejor sonrisa y como si nada pasara en el país, Maduro se sienta a contarnos lo bien que estamos, las maravillosas viviendas que ha entregado: “la revolución ha construido más viviendas que todos los años de adecos y copeyanos… ¿cuántas casas ha construido el majunche, o el infelíz gobernador de Amazonas? pregunta un altanero Maduro, mientras lo secundan los incondicionales visitantes asiduos del palacio de Miraflores, los bien pagados, para que griten y aplaudan. No menciona para nada la vergüenza de los tantos venezolanos que están comiendo de la basura, que los desechos de los restaurantes de comida rápida se han convertido en el alimento de los niños de la patria. Tampoco habla Maduro de quienes han muerto por falta de medicamentos, o  las madres que hoy lloran a sus hijos víctimas de la violencia en las calles; de eso no habla Maduro.

Quince por ciento de popularidad tiene Maduro según encuestas nacionales e intrenacionales. Muchos se preguntan, ¿cómo se sostiene un gobierno con tan poca aceptación popular, con todos los poderes al servicio del Presidente y su grupete de funcionarios que poco les importa el país y asesores inescrupulosos, venidos de otras latitudes, todos integrantes de movimientos socialistas ya venidos a menos pero mantenidos por régimenes como los chavistas-maduristas o el anterior de Brasil.? Estos personajes, recurriendo a un romanticisismo revolucionario, barato y pasado de moda venden sus ideas anacrónicas, como: “el capitalismo salvaje” causante de todos los males y que tan solo puede ser vencido por el socialismo; solo así el pueblo puede vivir mejor.

Estos estúpidos y desgastados discursos, al igual que los cantos revolucionarios han enriquecido a algunos visitantes “honorables” que son requeridos, cuando como ahora Maduro esta en descenso y la decadencia socialista viene al rescate con fórmulas mágicas que han llevado a la ruina, el dolor y la miseria al país. Todo el mes de diciembre nos abrumaron los mensajes navideños socialistas. 

Mientras el pueblo de Venezuela padecía largas colas para conseguir alimentos o cambiar el dichoso billete de cien bolívares, cantantes afectos al proceso revolucionario, nos decían: “prendan la luz que es diciembre”… paradójico, las autopistas, calles y avenidas han estado a oscuras y sin una sola luz. 

Finalmente, lo más parecido al fracaso de este régimen sucedió en la inauguración de un hospital en La Goajira. Cuando a una enfermera le permitieron hablar le dijo a Maduro: “Presidente en este hospital no tenemos una planta de luz eléctrica y nos faltan ambulancias”. Así de precario es el régimen de Maduro y su quince por ciento.

AVISO LEGAL

NOTIMINUTO SE EXIME DE RESPONSABILIDAD ALGUNA POR LAS PALABRAS, EXPRESIONES, OPINIONES Y COMENTARIOS CONTENIDOS EN ESTE ARTICULO.

Etiquetas: Nicolas Maduro, Ignacio Ramonet, Misión Vivienda

Compartir este artículo

Comentarios

Dale "Me gusta" a Notiminuto.


Reciba nuestro resumen diario de las noticias más relevantes.

Close