Dólar paralelo acumula un salto de 492% en el año

Un Banco Central que crea dinero para financiar al Gobierno y la incertidumbre política hunden al bolívar

Publicado en: Dinero

Compartir este artículo

El dólar paralelo ingresó en una zona frenética y comenzó a escalar a una velocidad nunca vista. De acuerdo con el informe El Tesorero elaborado por la firma Síntesis Financiera solo la semana pasada el billete verde experimentó un ascenso de 65% y en lo que va de año el aumento es de 492% versus 21% en el mismo lapso de 2016.

 Una ley prohíbe mencionar la cotización del dólar en el mercado paralelo, pero los venezolanos tienen muy claro que la escalada se traduce en incrementos de precios en una amplia gama de productos y servicios porque un segmento importante de la economía lo emplea como referencia.

 “Esperamos cierta moderación en el curso del dólar paralelo esta semana. No porque se hayan disipado las causas que determinan su alza, sino porque la intensidad del aumento en las últimas dos semanas permite anticipar una pausa mientras los actores toman ganancias y aliento”, dice El Tesorero.

 Añade que “el ajuste de precios de los bienes de consumo fue inmediato y casi tan intenso como el aumento de precio de la divisa, pero también aquí es dado esperar una pausa dada la incapacidad de los consumidores de acompañar esa alza”. La duración de ese receso depende esencialmente de dos factores: la evolución de las expectativas económicas, donde ha predominado la visión negativa en el clima de negocios en el país, y el ritmo de la expansión monetaria, la cual provee el combustible para la demanda de bienes y divisas”.

Creando dinero

El ascenso del dólar paralelo obedece a la combinación de distintos factores. El principal es que la administración de Nicolás Maduro tiene un enorme déficit fiscal, es decir, los ingresos no le permiten cubrir los gastos y por tanto recurre activamente al Banco Central de Venezuela como fuente de financiamiento. Básicamente, Pdvsa y otras empresas públicas emiten unos pagarés y el Banco Central se los compra creando dinero. Una vez Pdvsa tiene los bolívares en la caja los transfiere al Gobierno para que éste cubra distintos gastos como salarios, misiones y subsidios.

 Una porción de estos bolívares que ingresa a la economía se dirige a la compra de dólares en el mercado paralelo y como la oferta de divisas es muy baja el precio del billete verde se dispara.

 Durante la campaña electoral que precedió a la cuestionada elección de la Asamblea Nacional Constituyente (Smartmatic, la empresa encargada del conteo denunció fraude) la administración de Nicolás Maduro disparó el gasto público a través del incremento del salario mínimo y programas destinados a tratar de incrementar su popularidad que se encuentra en niveles históricamente bajos.

 El Tesorero explica que “el ritmo de crecimiento de la liquidez monetaria podría moderarse temporalmente en lo inmediato, tras el descomunal incremento experimentado a lo largo del mes de julio dada la aceleración del gasto público, causado por el aumento salarial decretado a partir del primero de julio, y a la campaña para las elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente del 30 de julio”.

 Precisa que “en el mes de julio la cantidad de dinero en circulación aumentó 28% (tras un fuerte aumento de 21% en junio). Un aumento de tal intensidad tan sólo fue superado por el registro de julio 2006, también dominado por un proceso electoral”.

La incertidumbre

En un entorno signado por la incertidumbre las empresas y los ciudadanos buscan proteger su patrimonio mediante la compra de dólares en el mercado paralelo porque por los canales oficiales el control de cambio les impide adquirir las divisas que desean.

 La Asamblea Nacional Constituyente, conformada únicamente por miembros del partido de gobierno, tiene un poder absoluto y podría modificar leyes y artículos de la Constitución, con lo que todo apunta a que despojará de todas sus funciones al parlamento elegido en diciembre de 2015. Ya designó en la Fiscalía General de la República a un funcionario leal “proceso” y en el orden económico los anuncios previos a la elección no permiten mayor optimismo.

 Nicolás Maduro, anunció que “una Ley constitucional es lo primero que le voy a pedir a la Constituyente (...) La primera ley que le voy a presentar y pedir a la Constituyente es una ley para combatir la especulación de los precios y establecer la regulación de todos los precios con la mano de hierro de la Constituyente”.

 Tras catorce años del control que Nicolás Maduro quiere extender a todo lo que se produce en el país o se importa los venezolanos observan como cada día el dinero compra menos. La última estadística oficial indica que en 2015 la inflación se ubicó en 180%, el nivel más alto desde 1951 el año más antiguo en las cifras del Banco Central de Venezuela, las proyecciones señalan que en 2016 superó 400% y las estimaciones de entidades financieras y firmas especializadas esperan que este año alcance cuatro dígitos.

El control de precios ha golpeado la producción al obligar a las empresas a producir a pérdida, mientras que las regulaciones de todo tipo que someten la distribución y la producción a las decisiones de ministerios y organismos estatales, derivan en mínima inversión y mayores trabas para responder a la demanda.

 Además Hermann Escarrá, asesor del presidente Nicolás Maduro, propuso modificar el artículo de la Constitución que permite la participación de empresas extranjeras en el negocio petrolero, algo que impactaría la cantidad de barriles que diariamente se extraen en el país.

Sin dólares

A diferencia del resto de los países petroleros Venezuela no ahorró durante los tiempos de los altos precios del barril, se endeudó de manera importante y gastó el dinero en una larga lista de empresas y proyectos que no son capaces de exportar y generar ingresos en divisas.

 La consecuencia es que tras el descenso de los precios del petróleo el Gobierno se ha quedado sin suficientes dólares y ha optado por recortar drásticamente las asignaciones de divisas a las empresas del sector privado que, por lo tanto, recurren en mayor medida al mercado paralelo para realizar importaciones que les permitan continuar operando.

 De acuerdo con un estudio elaborado por Ecoanalítica en mayo de este año, tomando en cuenta las divisas vendidas al tipo de cambio protegido de 10 bolívares por dólar y el sistema complementario (Dicom), cada día el sector privado pudo comprar 5,6 millones de dólares, magnitud que se traduce en un descenso de 54% respecto a mayo de 2016.

 Si bien el lunes el dólar paralelo detuvo el ascenso, las causas para que continúe escalando están presentes y por ahora nada hace prever que desaparezcan.

Etiquetas: Banco Central de Venezuela, Incertidumbre, Dolar paralelo, Asamblea Nacional Constituyente

Compartir este artículo

Comentarios

Reciba nuestro resumen diario de las noticias más relevantes.

Close