La caja china

Crear cortinas de humo para desviar la atención del público hacia temas menos importantes pero más “escandalosos”

Publicado en: Opinión

Por:
Fabricio Ojeda

Periodista

Compartir este artículo

¿Alguna vez le hicieron un regalo en una gran caja, que contenía una más pequeña y dentro de esta otra más chica y así, sucesivamente, hasta llegar a una diminuta que contenía, por fin, un objeto de menudas dimensiones?

Todo obsequio empaquetado crea expectativa y seguramente, esta estratagema aumentó su deseo de saber qué le estaban regalando, y no pudo parar hasta abrir el último envoltorio.

A este chasco, que tiene como fin hacer más divertido el momento e incrementar su curiosidad, se le conoce como “caja china”.

Correlativamente, el viejo truco es utilizado también en la literatura, introduciendo un relato dentro de otro, y en el ámbito de la información (o mejor dicho, desinformación), cuando se deforma el periodismo con el objetivo de crear cortinas de humo para desviar la atención del público hacia temas menos importantes pero más “escandalosos”.

En el mundo de la política, la caja china es un recurso muy utilizado, cuando se fabrican o destapan noticias sensacionalistas para minimizar hechos más trascendentes, apelando al morbo colectivo. De esta manera, con un escándalo supuestamente más interesante se tapa al otro, generando una interminable cadena que mantiene a los ciudadanos ocupados en temas que arriesgan menos la reputación de los protagonistas del hecho que se pretende ocultar.

Si rememoramos el cúmulo de informaciones escandalosas que aderezadas con rumores han circulado en los medios de comunicación y redes sociales en los últimos años, pareciera que en la Venezuela del siglo 21, la “caja china” es un método poco ético usado a diario por los especialistas en manipulación de masas.

Ejemplos sobran y entre los últimos, pudiéramos mencionar el absurdo caso de los billetes de 100 bolívares o el “pa’lante y pa’tras” de la empantanada búsqueda de un helicóptero militar recientemente “desaparecido” en Amazonas.

Si retrocedemos un poco más, podemos citar los casos de aviones del “narcotráfico” supuestamente derribados por la Fuerza Aérea venezolana, de los cuales nunca apareció la tripulación ni la droga que presuntamente transportaban, y el famoso y no menos truculento episodio del presidente del Banco Central y su novia, del cual se habló durante mucho tiempo aunque no pasó de chismes de internet.

Si quiere conocer más sobre la “caja china”, le recomiendo ver la película mexicana La dictadura perfecta, producida y dirigida por Luis Estrada, en la que se aborda el tema con mucha crudeza y claridad.

Está en YouTube y la puede mirar gratis en la comodidad de su hogar.

Quizás le ayude a no caer tan seguido en las trampas mediáticas que cotidianamente nos tienden los expertos que entre las sombras trabajan para quienes están en el poder.

AVISO LEGAL

NOTIMINUTO SE EXIME DE RESPONSABILIDAD ALGUNA POR LAS PALABRAS, EXPRESIONES, OPINIONES Y COMENTARIOS CONTENIDOS EN ESTE ARTICULO.

Etiquetas: propaganda

Compartir este artículo

Comentarios

Dale "Me gusta" a Notiminuto.


Reciba nuestro resumen diario de las noticias más relevantes.

Close