La concentración de “algunos” y el paro del “puente”

El régimen de Maduro está al tanto del desagrado existente y el rechazo notable que tiene en la gran mayoría de los venezolanos

Publicado en: Opinión

Por:
Elizabeth Camino

Periodista. Locutora, conductora general del programa Por Amor Al Arte.

Compartir este artículo

Los integrantes del llamado modelo socialista, seguidores del Presidente Maduro, revolucionarios y afines, piensan que con burlas y negando la realidad que vive el país pueden seguir engañando y manipulando la voluntad ciudadana y así lograr su objetivo de permancer en el poder a costa de lo que sea. Saben que han perdido credibilidad y buena parte de los seguidores, que quienes hoy les acompañan representan una minoría comandada por grupos violentos, colectivos tarifados empleados, única y exclusivamente para atacar y  amedretar a humildes habitantes de las barriadas caraqueñas y traficar con la necesidad y el hambre.

El régimen de Maduro está al tanto del desagrado existente y el rechazo notable que tiene en la gran mayoría de los venezolanos, sabe también Maduro que su gobierno aún se sostiene gracias a la tolerancia de los venezolanos, a su talante democrático y a las organizaciones políticas que han sabido contener la impaciencia y el hartazgo de la población que pide a gritos un cambio de sistema de la manera que sea. Rechazo que Maduro y sus colaboradores ignoran porque saben que igualmente son protegidos y atornillados en el poder por un grupo de militares comprometidos de forma grosera e irrespetuosa con un proyecto político, traicionando la esencia y disciplina para lo que fueron formados, entregados a sus intereses particulares, fieles a una revolución y devotos del fundador de este desastre, lo cual no ocultan.

Por eso con burla y ligereza toman los actos y decisiones del pueblo opositor que es mayoría. Desestiman el avance y popularidad de los contrarios y siguen empeñados en comprar voluntades a punta de limosnas y dádivas. Grave error de Maduro y sus acompañantes que cada día pierden respeto y gobernanza. Estos últimos días la oposición ha mostrado su poderío de convocatoria y  gran aceptación popular, lo que le ha parecido una nimiedad y motivo de chanza al Presidente y sus funcionarios, llegando a decir Maduro, que en la inmensa marcha opositora: “fueron algunos”, una forma mezquina y torpe de ver la realidad. Lo que si puede comprobar el Presidente es que sus reuniones palaciegas cada vez son menos concurridas y sus gritos y predicas en cadena nacional son pocos quienes le escuchan.

Le resulta antipático y presuntuoso a los venezolanos la manera altanera como se dirige últimamente el Presidente Maduro a sus “súbditos”. En alocución reciente para anunciar otro aumento salarial, los escuchas sinitieron que tal derecho era un regalo más del “padre benefactor” y una forma de recordar que esos beneficios estarán, siempre y cuando exista obediencia y compromiso con la revolución y el proceso. Es la forma como actúa este régimen autoritario con el dinero de nosotros los ciudadanos de este País; para esos fines han sido aprovechados estos diez y ocho años los grandes recursos económicos y la riqueza petrolera, para la corrupción y la compra de conciencia y lealtad al régimen.

La Alternativa Democrática está dispuesta a obligar a Maduro a restituir los derechos Constitucionales y retornar al Estado de Derecho que hoy no existe en Venezuela. Mediante la protesta cívica y pacífica, comprometida y siguendo la tradición democrática que por años ha mostrado al mundo nuestro país, los distintos actos y convocatorias populares tienen como objeto primordial el llamado a revocatorio, que de forma arbitraria e inconstitucional las funcionarias del CNE decidieron, luego de obedecer órdenes de tribunales del interior suspenderlo.

Es por ello que los venezolanos que deseamos vivir en libertad y dignidad  estamos dispuestos a seguir la protesta, porque si algo hemos mostrado al mundo durante estos largos años de régimen chavista-madurista es la terquedad y voluntad inquebrantable de no abandonar nuestra esencia libertaria, nuestra dignidad y mucho menos permitir que la barbarie y la intolerancia sigan reinando en Venezuela.

Saldremos a las calles las veces que haga falta hasta recobrar la libertad.Seguiremos firmes protestando, caminando esas calles de cada ciudad de nuestra Patria, con valentia y la seguridad de un mañana mejor. Nuestro país no puede soportar ser gobernada por quienes la han tomado por asalto. El “puente” de este viernes, como denominó un incondicional del régimen al paro cívico, es también otra forma, con ausencias y silencio de mostrarles el verdadero poder popular.

AVISO LEGAL

NOTIMINUTO SE EXIME DE RESPONSABILIDAD ALGUNA POR LAS PALABRAS, EXPRESIONES, OPINIONES Y COMENTARIOS CONTENIDOS EN ESTE ARTICULO.

Etiquetas: Elizabeth Camino, Opinión

Compartir este artículo

Comentarios

Reciba nuestro resumen diario de las noticias más relevantes.

Close